Un libro para comenzar la fiesta

por Biblioteca Piloto del Caribe

‘Nelson Pinedo, El Almirante del Ritmo’

El reconocido cronista costeño Alberto Salcedo Ramos da su opinión sobre la más reciente obra de nuestro colaborador Fausto Pérez Villarreal, quien prepara un relanzamiento del libro en Nueva York.

Por Alberto Salcedo Ramos

Especial para EL HERALDO

Lo primero que destaco de ‘Nelson Pinedo, el Almirante del Ritmo’ es su  rigor en la investigación. El autor consigue todas las piezas de la historia y  las ensambla con la precisión de un relojero suizo.

En esta investigación, Fausto Pérez Villarreal está armado de paciencia y de entusiasmo, dos atributos que casi siempre se dan por descontados en los trabajos periodísticos y, sin embargo, suelen ser tan escasos como las flores más exóticas.

La paciencia es lo que le permite seguir cada pista hasta sus últimas consecuencias, desandar con el personaje los pasos perdidos, sumergirse en la vida vivida para que la vivamos de nuevo, refundada, que es como bañarse otra vez en las aguas del mismo río, dicho sea esto con perdón de Heráclito. O sería mejor decir, en este caso, bañarse en las aguas del mismo ritmo.

El entusiasmo predispone a Fausto Pérez para la música de Nelson Pinedo. Es lo que hace que, a fin de cuentas, él se la merezca y pueda regalárnosla a nosotros. Le permite anunciar el porro y el bolero; la cumbia y el cha chachá; el chandé y la guaracha.

Hay, además, un notable acierto en el enfoque narrativo, que permite revelarnos, en cuerpo y alma, a un personaje entrañable, bello, necesario. Los elementos de la historia están escogidos con un cuidadoso criterio periodístico.

La narración cumple el cometido de contar, de manera eficaz, lo relevante del personaje, de su entorno y de su época. Julio Villanueva Chang, el fundador de la revista Etiqueta Negra, me dijo un día  que un buen cronista es, en realidad, un
traductor de significados profundos. Este libro pareciera escrito para darle la
razón.

El libro vale como semblanza de Nelson Pinedo y como valoración etnográfica de una época que dejó huellas en la cultura popular latinoamericana.

El solo hecho de que el libro logre poner en su contexto uno de los fenómenos más importantes de la cultura popular colombiana, basta para empezar la fiesta. Eso sí, con la hermosa voz de Nelson cantando ‘Me voy pa´ La Habana’.


Anuncios